Image Alt

Taganga

Taganga

Saludos amigos internautas. Gracias por visitar nuestra página. Generalmente cuando se busca lugares para visitar en vacaciones o como sitio de descanso siempre conseguimos información de grandes ciudades, parques recreacionales, cruceros, paraísos exóticos y otros, pero algunas veces nos perdemos de conocer espacios poco promocionados que ofrecen un sinnúmero de bellezas naturales y calidez humana dignas de conocer.

Esta vez les vamos a ofrecer información sobre un pueblo llamado Taganga, localizado muy cerca de Santa Marta, Colombia, hermoso lugar rodeado de montañas con vegetación xerófila y cuyos habitantes son de una gran calidad humana.

Taganga, Colombia

Esta población, ubicada a unos cinco kilómetros (unos veinte minutos por carretera en sentido sur-norte) de Santa Marta, departamento del Magdalena, Colombia, está asentada en una bella bahía rodeada por varias serranías cubiertas por vegetación tipo xerófila. Cuando los españoles llegaron a América consiguieron estas tierras ocupadas por los indios “Taganga”, unas de las pocas tribus que entablaron relaciones amistosas con los conquistadores. Su nombre, según los historiadores, podría tener dos orígenes: uno relacionado con las serranías circundantes y la presencia notable de serpientes y otro con la ubicación de la población en una bahía o entrada del mar.

¿Qué ver y visitar en Taganga, Colombia?

En la población se puede disfrutar de la actividad de los pescadores, quienes salen regularmente en horas de la noche o de madrugada para regresar con el resultado de la faena. Una vez con el producto de la pesca, las mujeres de la población se encargan de hacer la distribución del producto para el consumo familiar y para la venta.

Además de esta actividad, la venta de comida, dulcería y manualidades son muy frecuentes. Los atardeceres y amaneceres son dignos de observar desde orillas de la playa disfrutando de una bebida refrescante o de un “coco bien frío”. Sus calles bien limpias, sus casas multicolores y frescas, su pequeña iglesia y su malecón son dignos de visitar y conocer.

¿Qué hacer en Taganga, Colombia?

Esta localidad tiene una población bastante pequeña (unas tres mil personas), pero generalmente es un sitio visitado por una gran cantidad de gente proveniente de pueblos y ciudades cercanas, así como también por turistas de diferentes ciudades y países foráneos. La actividad principal del oriundo es la pesca, para lo cual están organizados en varias agrupaciones.

La segunda es la turística, la cual incluye restaurantes, hospedaje y paseos en pequeñas embarcaciones para recorrer la bahía, islotes, morros y ensenadas a lo largo de la costa. Mención especial merecen las escuelas de buceo asentadas en la población, así como también los locales destinados al alquiler de embarcaciones deportivas, de equipos de buceo y para el almacenamiento de abarrotes.

Es importante destacar la rica y variada oferta gastronómica existente, donde el plato principal está conformado por productos del mar preparados de varias maneras y sabores en cualquiera de los restaurantes, hostales y locales públicos. Otra opción que se puede disfrutar en Taganga es la cordialidad de sus habitantes, quienes regularmente luego de las faenas marineras se reúnen para compartir anécdotas y vivencias relacionadas con la población.

Turismo en Taganga, Colombia

  • Además de disfrutar de todas las bondades gastronómicas y de diversión en la población, se puede practicar el senderismo, la observación de la fauna y flora de las montañas circundantes, visitar algunos poblados, playas y rincones cercanos. Tomando como punto de partida a Taganga se puede hacer turismo visitando los siguientes sitios:
  • Quinta de San Pedro Alejandrino: Casona colonial ubicada en Santa Marta, a poca distancia de Taganga. De importancia turística porque en ella murió Simón Bolívar, libertador de Colombia y de otras cuatro naciones.
  • Casa de la Aduana: Ubicada también en Santa Marta, es la primera edificación construida en América por los españoles. Hoy día es un museo donde se puede apreciar la orfebrería y la cultura de los antiguos habitantes de la Sierra Nevada.
  • Catedral de Santa Marta: la primera iglesia construida en Suramérica y que es una joya arquitectónica con trascendencia histórica. Allí se encuentran una pequeña urna que contiene el corazón y las entrañas del Libertador Simón Bolívar y los restos del fundador de la ciudad, Don Rodrigo de Bastidas.
  • El Rodadero: Fantástico balneario ubicado a unos cinco kilómetros de Santa Marta. Recibe su nombre de un gran montículo de fina arena que había desde el cual los visitantes rodaban hasta llegar a la playa. Hoy día es de visita obligada por las comodidades que ofrece y por los atardeceres y amaneceres que se pueden observar desde allí. Igualmente, la variedad gastronómica es muy variada y exquisita-
  • Parque Nacional Tayrona: Este parque está a unos 34 kilómetros de Santa Marta, en sentido sur-norte. Ocupa unas 15.00 hectáreas y en él habita una gran cantidad de especies tanto de flora como de fauna. Del total del espacio que ocupa un veinte por ciento es área marina. Como destino turístico hay una industria muy bien desarrollada con facilidades de hotelería, restaurantes y oportunidad de practicar infinidad de deportes náuticos.
  • Parque Sierra Nevada: estructura geológica conformada por rocas ígneas y graníticas donde debido a sus alturas (algunos picos están por encima de los cinco mil metros) es propicia para el montañismo, el senderismo y la observación de flora y fauna. Por su estructura es posible observar la escasa presencia de vegetación y fauna en las partes más altas y agrestes, la vegetación de bosques en las zonas intermedias y la vegetación y fauna características de las zonas más bajas, donde además hay una importante población asentada que con sus sembradíos y cría de ganado contribuye en la economía regional.

Demás está informarles que esta población es ideal visitarla como destino romántico o en compañía familiar. En este último caso, por la variedad de destinos y opciones presentes tanto en la población como en sus alrededores. Sobre todo por la importancia histórica que aún se conserva para disfrute y orgullo de quienes visiten Taganga.